viernes, 28 de diciembre de 2007

El bronce de tu cuerpo



Baña con tu luz mi piel de nácar
fundiendo sobre mí el bronce de tu cuerpo.
Desnudos, confundidos, al borde de la cama
viste el algodón de mi cuerpo mojado
anclados entre almohadas y edredones.

Déjame sucumbir
ante tu hechizo de cacao indómito:
mi alma mantuana que hace rato se rinde
se entrega al rito del chocolate azteca.
Papelón en tus besos, melaza en tu mirada,
un arrullo caribe en tu respiración.

...mientras, tus dedos exploran en mis manos
el lugar exacto para quedarse en ellas...

...mientras, tus labios encienden en los míos
una llama tibia desde el corazón...

1 comentario:

Aramakao dijo...

Muy sensuales y sugerentes tus poemas
***********
ME GUSTAN
UN ABRAZO AMIGA