viernes, 29 de febrero de 2008

Tiempo




Engullo el desayuno
Cuento los segundos
Mientras no llega el ascensor
Mientras espero el metro
El autobús
Y no vienen

No hay espacio
48 kilos
Más lonchera
Más cartera
Más los libros
Más el alma
en filamentos

No hay tiempo
Cierro los ojos
Ordeno una escritura
en mi computador
que no reaccciona
que se ríe
congelado
inmóvil
Ordeno una escritura
Pero sólo está aquí
En mis ojos cerrados
Mientras espero

Mientras espero el metro
el autobús
y no vienen

Repito las frases
Para sellarlas
Para que no escapen
para que sirvan
más allá de la espera
más allá del abrazo forzado
del perfume obligado
el que no quiero oler
el que está al frente
entre la nuca de Tabacco
y la axila de Old Spice

Llegar es un oficio
aún no valorado
Marcas la tarjeta
O firmas
O sellas
Dejas la huella del retraso
Esperas alcanzar el tiempo
Equilibrar horarios
Ganar la media hora
que arrastras
Hasta el sábado
Cuando quizás
recuperes el tiempo perdido
y el domingo bordes
la costura en el tiempo
Para empezar el lunes
Sin contar los segundos
Sin marcar el compás
desde la angustia
Para ganar

Para ganarle
Al tiempo

6 comentarios:

Francisco Pereira dijo...

Fiel retrato del indómito tiempo.

Convención del hombre para someter al hombre.

Francisco Pereira dijo...

Agradécele al destino o como dicen al universo. Si conseguiste ese "Viento vivo" en mi blog y te sirve de inspiración aasí sea para ua frase, el fin de la escritura está cumplido.

Para mi es un honor que te agrade
Un fuerte abrazo.

Aramakao dijo...

Que vida tan complicada amiga
UN ABRAZO

IRIS dijo...

Qué texto tan bonito, me ha encantado, sobre todo la frase "Llegar es un oficio aún no valorado"

Lin dijo...

Francisco:
Realmente creemos que lo dominamos?
Tus palabras de Viento vivo fueron el broche de oro para los cuentos. Gracias de nuevo.

Carlos:
Sí, lo he tenido complicado todo febrero y marzo luce parecido... por eso mispaseos por el patio se han espaciado.

Iris:
Tu comentario me ha regalado una amplia sonrisa. Gracias. Pasaré a visitarte en lo que pueda.

Abrazos virtuales a los tres,

Lin

J. L. Maldonado dijo...

Lin. Cosa aberrante que no existe pero nos domina. Aunque con osadía digamos que nosotros lo dominamos a él, no deja de ser más que una abstracción. Esa nuca, esa axila, entre otras cosas se multiplica sin duda, algunas malolientes, otras discretas, otras más opulentas en sus fragancias. Seguimos corriendo, sudando y en ocasiones nos creemos victoriosos cuando el metro llega a tiempo y no se retrasa, así como el colectivo. Da gusto leerte argonauta.