viernes, 22 de agosto de 2008

Zen




El espíritu se eleva,
el hombre piensa: "se ha ido".
El espíritu emprende un viaje,
largo o breve,
aprende de él,
regresa.
El hombre piensa: "mi alma está confundida".
Pero su alma sabe,
porque su espíritu ha aprendido.
Su mente debe ahora entender a su alma.
Su alma y su mente deben enseñar al cuerpo.

10 comentarios:

Joaquín dijo...

Muy Zen

Aramakao dijo...

EN MI
Desde hace tiempo no se dirigen la palabra
--------------
UN FUERTE ABRAZO

Anónimo dijo...

Sencillamente zen SACIONAL !

Jorge Arce dijo...

La tranquilidad interior, llegar al centro, contemplarnos desde afuera, caminar con los ojos cerrados. Un abrazo

Pd. muchas gracias por la recomendación, aunque no he podido escucharla. No logró que se active el audio.

mharía vázquez benarroch dijo...

muy cercano al conceptp de shibumi, la perfección absoluta...que bello viaje espiritual de poema querida linsabel. siempre paso por tu blog, pero hoy no pude evitar dejar un gesto de admiración.

Lin dijo...

un guijarro lanzado en medio del estanque
las ondas se repiten casi infinitamente:
gracias... gracia... graci... grac... gra... gr... g..

J. L. Maldonado dijo...

Colega argonauta, mi respeto por tus versos. Me quedé "zen"-tao leyendo y releyendo...Hay almas y mentes que no pueden dominar al cuerpo. En fin, te sigo leyendo...

patxi dijo...

Hola,me alegro de haber visitado tu pagina,me ha gustado la forma en que escribes y lo que escribes,gracias por estar ahi,un saludo,un beso de....Pascual.

La Gata Insomne dijo...

hola
qué hermoso, sabio y complicado

respecto a esto último,me refiero a las alturas que habrá que alcanzar para lograr tal armonía

creo que ni siquiera llego al primer estadio, en el que el espíritu se eleva, acaso simplemente estoy distraída y confundida.

En todo caso, el poema, además de hermoso, denota sabiduría

un abrazo

Lin dijo...

espero algun día poder vestir esa sabiduría

Gracias Gata, Patxy y JL por su visita