jueves, 27 de marzo de 2008

En el Día Internacional del Teatro


El Mercader de Venecia
Daniela Santana interpreta a Nerisa
y yo a Porcia

Un arte sin fronteras, tan humano como el deseo, capaz de unir en una celebración armónica diferentes culturas, credos, vidas, experiencias. Capaz de retratar su propio tiempo, de contar los ya pasados, de vislumbrar el futuro. Penetrante y fuerte, carismático y convincente. La palabra salta de la literatura a la vida en la boca de los intérpretes, la escena se llena de luz, la escenografía transforma el espacio, el vestuario da veracidad a la ilusión, la tramoya apoya la magia, el sonido transporta al espectador... Un ritual que se repite cada noche, en todo el mundo, donde quiera que una sala de teatro abra su función, un ritual de seres que se conforman simplemete con el aplauso del público.

Anualmente, un vocero es seleccionado para dar las palabras del Día Internacional del Teatro. Este Mensaje internacional se traduce a más de 20 idiomas y se lee antes de cada función del 27 de Marzo desde 1961. Este año el vocero es el canadiense Robert Lepage, (Quebec, 12/12/1957), considerado el dramaturgo, director y actor de cine más importante de ese país.

"Existen varias hipótesis sobre el origen del teatro, pero la que más me interesa es la que adopta la forma de una fábula: Una noche, en tiempos remotos, un grupo de hombres se reunieron en una cantera alrededor del fuego a contarse historias. De pronto, uno de ellos tuvo la idea de levantarse y utilizar su propia sombra para ilustrar el relato. Ayudado por la luz de las llamas, hizo aparecer sobre los muros de la cantera personajes más grandes incluso que los reales. Paso a paso, los asistentes, maravillados, fueron distinguiendo al fuerte del débil, al opresor del oprimido, al dios del mortal.

En nuestros días, la luz de los proyectores reemplaza el fuego del comienzo y la maquinaria teatral los muros de la cantera. Y aunque desagrade a ciertos puristas, esta fábula nos recuerda que la tecnología se encuentra en el origen mismo del teatro y que no debe en ningún caso percibirse como una amenaza, sino como un elemento unificador.

La supervivencia del arte teatral depende de su capacidad de reinventarse integrando nuevos elementos y lenguajes. De no ser así, de no dar prueba de apertura ¿cómo podría el teatro continuar siendo testigo de los grandes desafíos de nuestro tiempo y promover la comprensión entre los pueblos? ¿Cómo podría jactarse de ofrecer soluciones a los problemas de intolerancia, exclusión y racismo si en su propia práctica rehusara todo mestizaje e integración?

Para representar el mundo en toda su complejidad, el artista debe proponer nuevas ideas y formas y tener confianza en la inteligencia del espectador, capaz, por su parte, de distinguir la silueta de la humanidad en su perpetuo juego de luz y de sombras. Es verdad que de tanto jugar con el fuego el hombre corre el riesgo de quemarse, pero también es cierto que con él puede tentar la suerte de deslumbrar e iluminar."

En cada país la seccional del ITI, elabora un mensaje local. El de Venezuela estuvo a cargo de Nelly Garzón, su directora.

A LOS HOMBRES Y MUJERES DEL TEATRO

"Los Mensajes Nacionales e Internacionales han sido siempre la tribuna mundial que ha permitido a los hombres de teatro de todas las razas, de todos los continentes, de todos los credos políticos y religiosos, expresar sus angustias visionarias, sus protestas, sus ideales.

...El Teatro como dimensión del hombre; hurgador de los torniquetes que rigen las profundidades del ser humano; vivo testigo de las grandes conmociones sociales de todos los tiempos; foro donde se encuentran los desamparados de la tierra en busca de una explicación a sus desdichas; alto tribunal donde se enjuician las desmesuras de los tiranos; lugar donde llegan los hombres despojados de sus ideologías, sus razas, sus fronteras, con el corazón abierto al encuentro del hombre universal...

Hoy, 27 de marzo, de año 2008, el Centro Venezolano del Instituto Internacional de Teatro (ITI-UNESCO) hace llegar a todos los hombres y mujeres del teatro en cada rincón de Venezuela, nuestro más cordial saludo y un abrazo solidario en la lucha que representa cada día levantar un telón y el estar unidos en el quehacer diario por una sociedad mejor y más justa.

El desarrollo, si no es integral no es desarrollo. La cultura, la educación, la salud, la ciencia y la tecnología son piezas fundamentales en los procesos de la Dimensión Cultural del Desarrollo, elemento fundamental en la Sociedad Moderna del Siglo XXI en los países del Hemisferio Sur.

Este año conmemoramos el 48 aniversario del CENTRO VENEZOLANO DEL ITI. Queremos expresar nuestro agradecimiento a todos aquellos que han entendido y se han comprometido con nuestra lucha cotidiana. A todas las instituciones venezolanas y extranjeras que han hecho posible nuestra labor nacional e internacional."


Nelly Garzón
Directora General

1 comentario:

Aramakao dijo...

La proxima vez me abisas
y trato de ir Lin
*****************
UN FUERTE ABRAZO