miércoles, 6 de agosto de 2008

Lobo al hambre


La verdadera historia de Caperucita


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
un Límerick para Ari

Tras mucho afán por lucir su pelaje
un lobo adelgazó ¡tanto como un alambre!
No probó comida
en más de treinta días.
Y finalmente, se murió de hambre

4 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

Hola!!!
qué sorpresa
de vuelta al mundillo de los blogs y me encuentro que tú eres tú!!!

este microrelato es buenísimo!!!

dice tanto de tantos!!!

David c Fild dijo...

se adapta mucho a nuestro tiempo.
saludos

Ontokita dijo...

por accidente caí en tu ventana, agradecida me comeré página por pagina

Lin dijo...

Gracias por sus visitas y su comentarios.

Querida Gata, me encantó que visitaras mi patio. Bueno, sí, yo soy yo... no sabes cómo cuesta entender eso.

David, nuestros tiempos son a veces tan absurdos como los hacemos. Esa es la gracia del Límerick.

Ontokita, buen provecho. Bienvenida.